martes, 12 de mayo de 2009

Allí donde me recreo

Como recordaréis, hace unos días escribí un texto que acabé eliminando porque me pareció una enorme chorrada. En ese artículo que había escrito, sólo había una cosa que realmente merecía la pena: la canción con la que había decidido acabar ese texto. Estaba escrita y cantada por uno de los más grandes que ha habido en este país. Uno de los nuestros, uno de los míos. Una de esas voces con las que crecí en los 80 y en los 90, y también una de las más importantes hoy en mi día a día.

Hoy su voz se ha apagado. Hay muy poca gente en el mundo que me hagan sentir que hablan el mismo idioma que yo, y hoy hay uno menos. Lo siento pero no tengo ni fuerzas para explicar la lluvia de sensaciones que siempre me ha traído esta canción. Basta decir que para mí esa letra ha sido lo más parecido a un himno, a una forma de vida, a un espejo...

Qué putada. No sé qué decir. Perdonadme.

Antonio Vega, tu magia y tú siempre estaréis conmigo.

4 comentarios:

accolade dijo...

me he enterado este mediodía >.< q triste...me ha dado una pena >.<

Bluess Swing dijo...

Hoy cuando me he enterado de la noticia, TÚ, me has venido a la mente. No sé por qué. Me he quedado de piedra cuando he leído el post, pero estoy contenta, no estoy equivocada, y te siento en sintonía. Era su camino, tú tienes el tuyo.Él tiene la gran suerte de dejarnos un gran legado, no todo el mundo puede decir lo mismo. Al final, la muerte nos llega a todos, y creo que él no se dejó nada por vivir, ésto es lo importante. Un beso y la vida es hermosa.

ETDN dijo...

Antonio y Enrique ya tocan juntos, dondequiera que estén.

Nos quedan sus canciones y la rabia de que nos hayan dejado tan pronto.

Un beso, triste en este día

eva dijo...

Desde luego se ha ido muy joven, pero hay que pensar que la muerte forma parte de la vida, y que últimamente estaba muy deteriorado físicamente, así que supongo que su salud estaba ya muy débil.
Quizás los que nos quedamos somos algo egoístas y nos gustaría que gente así de importante para nosotros (ya sea a nivel personal, cultural,...) no se marcharan nunca.
Espero que esté donde esté se encuentre mucho mejor de lo que parecía en sus últimas apariciones.
Un beso Diego.


P.D: No estés triste y pienses que la vida es una mierda. Era una persona muy enferma que merece descansar.