viernes, 24 de julio de 2009

Uno de esos días...


Desde hace ya casi un año, se siente feliz con su vida. Es una sensación que no tenía desde que era “sólo” un niño. Siempre le fastidió reconocerlo, pero el amor dirige su vida, y ahora que lo ha encontrado es feliz (aunque también le fastidie reconocer eso). Y en ningún sitio está mejor como cuando se va con ella a Espiral a tomarse algo y a disfrutar de todo. Este amor con olor a fresa, piensa, es justo lo que necesitaba para que todo empezara a rodar como debía. Ahora parece todo más fácil, y las cosas malas tardan lo que tarda él en darse cuenta de lo afortunado que es.

Pero hoy, en medio de una de esas épocas en las que estás tan bien que hasta te parece raro, tiene uno de esos días en los que sólo piensas en que todo podría ir mal. En los que, sobre todo, piensas en las cosas que a lo largo de tu vida han ido bien para luego romperse justo en el momento más inesperado y esfumarse como nubes de humo hechas de ilusión. Sí, mañana se dará cuenta de que ha sido sólo un bajón tonto sin importancia, pero hoy tiene uno de esos días en los que sólo puede acordarse de aquel aviador que no pudo evitar el volcán.

Hoy no ha sido un buen día.
(DIEGO GARCÍA)

“Más de una vez te he querido abrazar
por temor a perderte después…”

- - - - -

3 comentarios:

eva dijo...

Hay que vivir el momento a tope. Disfrutar de lo bueno y no pensar en qué pasará mañana. Lo que tenga que pasar pasará, queramos o no.
Nada llena más en esta vida que tener amor. Con amor todo es más fácil, y si necesitas u empujoncito tienes a tu pareja a tu lado para ayudarte.
Mi situación actual no es muy buena por algunos temas, pero de lo que puedo estar más orgullosa es de quien duerme conmigo cada noche.
Sin él no estoy entera porque me falta mi mitad.
Un beso enorme!!!!

Bluess Swing dijo...

Life should be a Journey not a guided tour....esta es mi frase favorita, la que me recuerda que cada día puede ser el último y la vida se debe exprimir sin dejarte de querer. Esta es la gran aventura, este es el reto. Los que decidimos si una experiencia es buena o mala somos nosotros, nosotros las etiquetamos. Compartir es lo mejor que nos puede pasar, sentir que tenemos a alquien a nuestro lado que nos quiere y a quien querer, pero llegamos solos y nos vamos solos. Esta es la magia de la vida, nada es seguro, nada es para siempre, tenemos libre albedrío.

Lau! dijo...

Escribo un poco tarde, pero tengo que escribir en esta entrada. Porque me siento muy identificada con todo lo que has puesto, bueno, bien lo sabrás tú, xQ unas cuantas veces hemos hablado de estas cosas y sabes que soy así.
Parecemos tontos (incluso puede que lo seamos), cuando empezamos a ser felices nos asustamos de que esa felicidad se vaya y vivimos con miedo a perderlo; y cuando no lo tenemos nos lamentamos por lo injusta que es la vida y porque no tenemos cosas que nos hagan fuertes y verdaderamente felices y continuar. El caso es no estar contento, relajarse y disfrutar de lo que nos da (quién sea que nos lo de)...
En fin, seguirá mereciendo la pena, siempre que haya más momentos donde veamos lo afortunados que somos que de bajones.
SIEMPRE hay una razón para seguir sonriendo. El momento para ser feliz es AHORA!
Un besazo!