martes, 23 de diciembre de 2008

Tu tristeza


Me hace gracia cuando me dicen que en mi blog sólo escribo cosas tristes. Que da mal rollo leer lo que pongo. Que si mi vida no tiene cosas bonitas para ponerlas...
Yo no creo que mi vida sea triste. Pero este blog no habla de mi vida, habla de sentimientos, de sensaciones. Cuando quiera contar mi vida, publicaré mi autobiografía. Y para mí está claro que los sentimientos menos positivos son los más interesantes. Si hoy estuviera escribiendo sobre lo bonita que se ha levantado la mañana o lo precioso que es todo, no estaría siendo yo, y el tiempo de llevar máscaras ya queda muy atrás para mí.
Yo no sirvo para escribir aquí cada día lo que he hecho o lo que pretendo hacer, más que nada porque no soporto las previsiones, no sé ni qué estaré haciendo dentro de 5 minutos... Respeto a la gente que lo hace, pero esto no es un diario. No dejaría que nadie leyera mi diario. No pretendo que la gente entre para ver cómo me va la vida, para eso hay otros medios mucho más fiables como por ejemplo... preguntármelo. Además, lo siento pero mi vida de momento no es tan interesante como para tener a la gente enganchada a mi blog, no vivo aventuras fascinantes de noches de borracheras interminables que acaban en la cama de ni-se-sabe-quién, ni noches sin dormir por haberlas pasado de bar en bar conociendo gente de quita y pon (mis noches de dormir poco son por otras cosas). Escribo cuando tengo cosas que contar, no cuando me apetece que la gente sepa lo que hago con mi vida. Por eso puedo escribir varias parrafadas seguidas, o puedo estar tres semanas sin nada que contar, sólo poniendo canciones que para mí significan algo. A veces una canción explica más cosas de las que puedo contar yo en miles de palabras.
Las cosas que más me gustan en la vida no darían ni para escribir una línea. Ni siquiera estoy seguro de poder escribir una sola palabra sobre ellas. Es difícil contar que una canción te ha llevado durante un minuto a recordar un día de tu infancia como si fuera ayer mismo, o que has vuelto a oler ese perfume que un día te hacía ver todo perfecto... la gente acabaría pensando que eres un raro o que no saben de qué vas (lo cual tampoco tendría por qué ser malo, pero ahora mismo no me interesa).
Y volviendo a la tristeza, lo siento mucho por la gente que le moleste pero no voy a cambiar mi forma de escribir. La alegría no me inspira nada. Será por lo poco acostumbrado que estoy a ella, pero no sabría qué escribir sobre algo que no tuviera al menos algo de fondo no-perfecto. La perfección me descoloca, no me la creo, me hace sentir fuera de sitio... y últimamente ya he demostrado alguna vez que cuando me siento fuera de sitio, me voy y punto.
Cualquiera que sepa las cosas que pienso, que escucho, que escribo... cualquiera que me robe la carpeta y vea las canciones que pongo ahí o los versos que de repente me llegan a la cabeza y después al papel... o cualquiera que haya hablado conmigo sobre la vida en profundidad, sobre lo que pienso de las cosas, del pasado, del futuro... enseguida se dará cuenta de que acepto la alegría, pero no la expreso. Puede que escriba cosas así porque cuando estoy feliz no me apetece escribir. La felicidad es para disfrutarla, no para ponerse a escribir. Eso prefiero hacerlo con la tristeza. A lo mejor sería mejor persona si tuviera un blog donde contara todas las cosas guays que vivo, y la gente se quedara pensando “joder qué suerte tiene éste, qué vida tan intensa, qué cosas le pasan...”, pero no es ése mi rollo. No me interesa dejar a mil personas con esa sensación, preferiría dejar a una sola pensando profundamente en sus propias cosas, que se queden pensando en las mías no me llama la atención.

3 comentarios:

eva dijo...

Mi opinión personal sobre tu blog es que me encanta.
Este post último me ha gustado mucho porque escribes y trasmites lo que llega a pasar por tu cabecita y aunque sí, a veces una canción nos haga pensar en como te puedes sentir el leerlo es como saber algo más de ti.
Un beso y ¡Feliz Navidad!

P.D: ¿El chico de la foto eres tú?

**An@** dijo...

Leer a alguien nuevo por mi blog y que le guste lo que escribo es uno de los regalos más bonitos que he recibido estas navidades... GRACIAS!
Pese a que te tilden por aquí de triste en mi has provocado una GRAN SONRISA!
Ahora estoy aprovechando las vacaciones en familia pero cuando vuelva a mi rutina prometo volver a pasarme por aquí ya que no solo me ha ENCANTADO saber que te gusta el dios de los dioses, Enrique Urquijo, Charlie y la fábrica de chocolate o los peluches, sino que por lo que he podido leer tus palabras ENGANCHAN... y lo peor es que sufriré hasta poder sentarme ante el ordenador y leer y leer TODO lo que tienes por aquí, que seguro es interesante...
Mil besos!
Ana

accolade dijo...

me gusta la fotoooooo ^^

pues a mi me gusta tu blog precisamente tal como es, porq para leer la vida de la gente XDD no sé, es como dices tú, hoy he hecho esto...hoy me he ido a tal XD pues si me interesa o si es adecuado q lo sepa te lo preguntaré XD

estoy de acuerdo en que la alegría es dificil de escribir ^^ yo cuando estoy alegre no soy muy capaz de pensar XD y no ocurre muy a menudo, pero es cierto q hay q sentirla jjejeje

anteayer emitieron un reportaje de los secretos y me acordé mucho de tí jajaja, me empecé a bajar las canciones q más me gustan y estaba en youtube viendo reportaje sobre enrique urquijo y me puse a llorar así tontamente ^^

recuerdo cuando dieron la noticia de su muerte XD me hizo pensar en que nos ponemos tristes por gente q no conocemos....

es raro jajaa en fin me rayo XDD

me encanta tu blog ^^ sigue asi y muy feliz navidad
besooootesss