sábado, 6 de diciembre de 2008

Su voz bromeando en las tardes

Después de escuchar millones de veces a Enrique Urquijo (enorme influencia en mi vida) cantar una de mis canciones favoritas, lo único que se me ocurre decir es que cuando algo es perfecto, cualquier cambio es siempre a peor.



Hoy empecé a andar y sin fijarme,
no sé cómo, llegué frente a su calle.
Pero al notar mi error, al girarme,
miré hacia atrás sin querer y vi su imagen.
Y recordé su voz bromeando en las tardes,
diciéndome “¿qué harás si hay cambio de planes?”


Hoy empecé a guardar todas sus cartas,
las fotos que encontré y algunas lágrimas,
pero al tratar de juntar en una caja
todo lo que me dejó, olvidé cerrarla...
y a veces, sin querer, cuando todo está en calma,
la sombra del dolor asoma su cara.

Y volveré a sentir la oscuridad,
a beber la soledad...

Hoy tengo que dejar
su castillo en el aire,
pisar el suelo, aceptar
un cambio de planes.

(“Cambio de planes”, Los Secretos, 1993)

4 comentarios:

eva dijo...

Siempre es mejor cerrar del todo la "caja de recuerdos", porque a veces y sobretodo cuando el dolor es reciente nos hace daño el recordar según que cosas.
Un beso.

D13GO dijo...

Cuánta razón tienes...
Lo peor es que no siempre podemos elegir si esa caja queda cerrada, entreabierta o abierta. Las cosas salen de la caja, sin preguntarnos si es el momento de que salgan o no.

eva dijo...

Es cierto, pero si nos proponemos guardarla bien seguro nos cuesta más encontrar esos recuerdos.
Creo que las ideas positivas nos traen buen rollo, y una de esas ideas es intentar abrir una nueva caja donde llenarla de nuevas cosas que están por venir.
Es inevitable que a veces aparezcan los fantasmas del pasado y recordemos cosas bonitas, pero tampoco debemos olvidar las que nos hicieron sufrir y como nos sentíamos en aquellos momentos aunque estuviéramos con la persona que queríamos. Quizá mi opinión se basa mucho en una ex-pareja que tuve en el pasado a la cual quería mucho pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que por más que me dijera que sí me quería no era verdad. Ahora que tengo a ese alguien que me quiere y me lo demuestra me doy cuenta, así que de esa persona guardo sólo en esa caja de recuerdos los bonitos momentos, pero a veces también pienso en lo malo, por lo que ya no me interesa tanto "esa caja" y me esmero más en cuidar y recopilar más cosas para mi "nueva caja" de recuerdos que aún voy llenando.
Si una puerta se cierra.......ya sabes el dicho ¿no?
Un beso.

D13GO dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho, ni una coma te añado jeje.