domingo, 28 de septiembre de 2008

Mis problemas con la justicia

Hace unos días, hablaba con una de las pocas personas que parece que me entienden más o menos bien. Hablando de las cosas que nos habían pasado, acabamos pensando que la vida no es justa. Y sí, ésa es la verdad. Es una de las cosas más importantes que uno puede aprender en la vida, que normalmente nada se mueve por que sea justo o no lo que vaya a ocurrir.
Con esto no quiero decir que la vida me haya tratado mal. Más bien es justo al contrario, no creo que pueda quejarme de muchas cosas. Dejando a un lado mi inconformismo crónico (que es el que suele traerme problemas...), no me siento una persona desafortunada. No es que haya sido todo felicidad, en momentos determinados de mi vida ha pasado gente que dio con la tecla exacta para quitarme el sueño, la ilusión o la sonrisa (o las tres cosas), pero en esos casos el error fue darle demasiada importancia a esas personas, seguramente más de la que merecían. Pero no, no puedo sentirme un desgraciado. Sería faltar al respeto a quienes realmente lo son, a quienes su vida no les da tiempo ni para pararse a llorar o a quienes no pueden tener un beso de una persona querida cuando más lo necesitan.
Cuando digo que la vida no es justa, me refiero a que las cosas buenas no basta con merecerlas. Simplemente eso. Esperar que la vida te sonría sólo porque eres bueno con la gente es de inconscientes. En la vida no gana el bueno sólo porque sea el bueno. Los cuentos no acaban con la princesa en brazos del caballero que la saca del castillo. La vida no es de quien más duro golpea, es de quien mejor sabe soportar los golpes.
Y mientras escribo esto, una canción dando vueltas por mi habitación. Los Planetas otra vez... Y este video, uno de los más maravillosos que he visto en mi vida. Y por mi cabeza, esa idea del final, esa diferencia entre lo que sucede en nuestra imaginación y lo que ocurre en realidad.
- - - - -
“Y no tendría que estar hablando de estas cosas
si tú estuvieras esta noche por aquí.
Se terminó mi presupuesto para drogas,
y ha terminado lo que tengo que decir.
Y yo aquí sigo,
buscando a quien resuelva mis problemas con la justicia.”
(“Mis problemas con la justicia”, Los Planetas)
- - - - -

2 comentarios:

eva dijo...

La vida a veces es injusta y una mierda, pero en otras ocasiones merece la pena vivirla para cuando vienen los momentos dulces saborearlos mejor. El sabor de la vida es agridulce.
Espero que en un futuro la persona que te quite el sueño sea por algo bueno no por agobiarte o darte quebraderos de cabeza.

Iris dijo...

Si todo fuera justo la vida sería demasiado fácil... entonces que sentido tiene vivir? Vivir es luchar por hacer "justicia"....